Underwater Dogs.

Seguro muchos de ustedes ya las conocen, son perros bajo el agua, estas fotos han dado vuelta al mundo de forma vilral y todo empezó cuando el fotógrafo Seth Casteel trataba de fotografiar a un perro jugando con una pelota en el jardín desde una alberca… la bola de tenis decidió que tenía calor y fue a dar a la alberca hasta donde el perro la persiguió y ¡traz!, la primera de miles de fotos de perros en el agua que Seth tomó.

Pues el proyecto avanzó hasta convertirse en impresiones en las páginas de un libro, un librito de mesa llamado muy atinadamente aunque sin mucha creatividad Underwater Dogs, el libro lo puedes encontrar aquí y también les dejo unas cuantas imágenes del libro:

ImageImageImageImageImageImage

ImageImage Image

ImageImage

¿Cuál es su perro monstruo favorito?

TODOS SOMOS MONSTRUOS.

Advertisements

Tom of Sinland.

Este post es para mayores de 18 años, si eres menor de edad, ¡tápate los ojos!

 

De lo mejor que le ha pasado al mundo de la moda y la ilustración ultimamente; una orgía entre Tom of Finland y los “top male designers”, aunque para mi gusto me quedaron debiendo a Viktor & Rolf, Ricardo Tisci y Alber Elbaz, ok Alber no, creo que sería muy difícil “Tomfinlandearlo”.

 

Aquí les dejo las ilustraciones, de Bendix Bauer, para la revista Horst.

 

¡Enjoy!

 

 

TODOS SOMOS MONSTRUOS.

 

 

La imagen del día.

No cabe duda que cuando una mujer es bonita, es bonita y cuando alguien tiene talento, lo tiene  y puede trabajar con cualquier herramienta que tenga a la mano y para muestra un botón…

 

Por ahí he leído como critican el photo booth de las iMac, pero es algo hermoso, les aseguro que en 10 años estas fotos van a tener un valor mucho más elevado, ¿a poco creen que en su tiempo las polaroid eran vintage y hipsters?, no, eso sucedió años después… así que disfruten de sus photo booths y tomen muchas fotos, yo los dejo con una en particular histórica:

 

Las modelos Karen Elson, Guinevere van Seenus y mi favorita Coco Rocha fotografíadas a través del photo booth por nada más y nada menos que  Steven Meisel.

 

 

Y por si fuera poco, esto reafirma más mi lema: TODOS SOMOS MONSTRUOS.